En la tarde del domingo 2 de agosto se viralizaron fotografías que nos mostraban una casa rodante pero en plena Costanera. Varias horas después de permanecer en el lugar se acercó personal municipal para “verificar” que no sean turistas. Se trataba de un matrimonio de gente mayor que dijeron ser de Chascomús.

Rato después fueron invitados a retirarse a través de la presencia de un patrullero policial. Hasta que éso ocurrió los comentarios en la ciudad eran de indiganción ya que entendían que eran turistas de los que se suele ver que de alguna manera se las ingenian para llegar desde el AMBA. Y si eran de Chascomús (cosa que aparentemente era lo que ocurría) tampoco era procedente que estuvieran en ése lugar en plena cuarentena.