Imagen ilustrativa

Febrero no para de dar a conocer hechos de inseguridad en la ciudad de Chascomús. En las últimas horas se conoció (siempre a través de los medios) que un domicilio del Barrio La Noria Chica sufrió su robo número 12 en poco tiempo. Hace algunas semanas, una casa fue desvalijada en el mismo barrio y los propios dueños de la vivienda recuperaron muchos de los elementos que les habían robado. Pero no todos tienen el mismo arrojo para enfrentar a los ladrones. En éstos últimos días, se supo (siempre extraoficialmente) que se produjeron dos ataques violentos de motochorros en la vía pública. En ambos casos las víctimas fueron mujeres mayores de edad que fueron asaltadas y golpeadas ferozmente en inmediaciones de la Ex Escuela Media. También se ha tomado conocimiento público que la vivienda en Barrio San Luis de una mujer que fue detenida por reiteradas amenazas el martes 11, fue incendiada de manera intencional en la noche del jueves 13 de febrero. En notas aparte hemos dado repercusión al robo de una moto de un galpón municipal por la cual deberá responder el sufrido erario público. Pero tampoco de éso hay información oficial alguna. Y así podríamos seguir enunciando una larga lista de hechos que indignan y alertan a los chascomunenses, mientras ven cómo la gestión Gastón solamente da a conocer cambios estéticos. Por el contrario, se elude hablar de lo que fue un caballito de batalla en la campaña por su reelección: la seguridad ciudadana.