Al margen de la continuidad del US Open, último torneo de Grand Slam del año, el tenis internacional tiene como uno de sus temas de la agenda el despido del árbitro argentino Damián Steiner, cesado de su cargo por parte de la ATP tras haber concedido entrevistas a medios argentinos sin el consentimiento de la asociación.

De a poco van surgiendo apoyos hacia el umpire del lado de los jugadores. Uno de los primeros en reaccionar fue John Isner, que se erige como una de las voces autorizadas del circuito. El tenista de 2 metros y 8 centímetros de altura suele comprometerse con varias causas, como por ejemplo el incremento en los premios de los tenistas.

Esta vez, el norteamericano optó por apoyar a Steiner, que viene de dirigir la final de Wimbledon entre Novak Djokovic y Roger Federer.”No conozco la historia completa, pero esta situación parece absurda. Steiner es un árbitro fantástico y muy querido por todos los jugadores”, publicó el estadounidense en su cuenta de Twitter.

Las repercursiones también siguieron dentro del ámbito nacional, y el primero de ellos fue Carlos Berlocq, que escribió: “Damián Steiner es un árbitro justo y correcto reconocido por todos los jugadores del circuito , espero que todos los que sabemos lo apoyemos.