Rotundo triunfo de Alberto Fernández sobre el presidente Mauricio Macri. El candidato del Frente de Todos logró sacar una diferencia de 15 puntos y alcanzó el 47,3 por ciento de los votos.

Con el 89% de las mesas escrutadas, la fórmula Fernández-Fernández obtenía el 47,3 por ciento de los votos, mientras que el binomio oficialista de Juntos por el Cambio que integran Macri y Miguel Pichetto lograba el 32,2 por ciento.

El resultado no solo rompió con lo que pronosticaron las encuestas, sino que también sorprendió por igual al Gobierno y al Frente de Todos, que durante las semanas previas imaginaban un escenario favorable a Fernández pero con una diferencia mucho menor a los 15 puntos que finalmente se dieron.

Se trata de un resultado que entusiasma al Frente de Todos, dado que si se repitieran en los comicios generales de octubre, Fernández se consagraría Presidente en primera vuelta.

Uno de los datos salientes de la jornada fue la lentitud en la carga de los primeros resultados oficiales, que se esperaba que se dieran a conocer a las 21:00 pero no aparecieron hasta las 22:30.

Sin que estuviera cargados todavía los primeros datos, el Presidente salió al escenario del búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero y reconoció que el oficialismo tuvo «una mala elección».

El resultado confirmó la extrema polarización del escenario electoral y dejó muy atrás al resto de los candidatos, como fue el caso de Roberto Lavagna, el postulante de Consenso Federal, que se ubicó tercero con apenas el 8,41 por ciento de los votos.

En cuarto lugar quedó el candidato del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, con el 2,86 por ciento de los votos, seguido por el Frente Nos, de Juan José Gómez Centurión, que se quedó con el 2,67 por ciento.

Por su parte, el candidato del frente Unite, el economista José Luis Espert, consiguió apenas el 2,24 por ciento de los votos y la única candidata a presidenta, Manuela Castañeira, obtuvo el 0,71 por ciento, por lo que no podrá competir en octubre.