A partir de este sábado, el impuesto que grava al carbono y los combustibles líquidos subirá un 11,8% porque se ajusta en base a la inflación del primer trimestre del año. Y parte de esa alza que deberán afrontar las petroleras se trasladará al precio de las naftas.
Así las cosas, según cálculos de los estacioneros el gasoil subirá un 3% y las naftas un 4%, lo que equivale a una remarcación en el caso del litro de la Súper de entre $1,7 y $3 del valor actual, según la región del país y la petrolera.