La fábrica EMEPA, radicada en la ciudad bonaerense de Chascomús y dedicado entre otros rubros a la reparación y mantenimiento de material ferroviario, echó en horas del medio día de este martes a 100 trabajadores que desempeñaban diferentes tareas en la empresa. Esta medida se dio por la fuerte caída en el trabajo.

El Secretario de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Mario Batista, confirmó a este medio la triste noticia y dijo que “la planta se va a reducir en un 50%, estamos en una asamblea permanente”. Se espera que a los 100 despidos se sume otra tanta de personas que quedarían en la calle.

“Para salvar la empresa no queda otra determinación que hacer este movimiento (despidos). Estamos reunidos ente momento con responsables de la empresa” concluyó Batista.