Chascomús: Agroquímicos y salud, la responsabilidad del Concejo Deliberante

Chascomús: Agroquímicos y salud, la responsabilidad del Concejo Deliberante

La sesión de Concejo Deliberante de Chascomús, el pasado 26 de abril dio un claro indicio de la postura del gobierno local en dilatar la sanción de la ordenanza que regulará el uso de agrotóxicos cuyo texto aleja estos nocivos contaminantes de las viviendas, determinando una prohibición de 1500 mts. Más una zona de amortiguamiento de 500 mts.

Se encuentran en juego los intereses económicos del empresariado agroindustrial por un lado y la salud de los vecinos afectados por las fumigaciones periurbanas y de Escuelas en zona rural.

Por resolución 32/11 de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, “los municipios adopten las medidas pertinentes a los efectos de resguardar la salud humana y prevenir la contaminación del medio ambiente”.

Desde que se publicó el 1° Informe de Medicxs de Pueblos Fumigados por la Facultad de Cs. Medicas de la UNC en el año 2010, donde especialistas de hospitales públicos de las zonas afectadas por el uso de plaguicidas alertaron un aumento de 300% en malformaciones, se cuadruplicaron los casos de cáncer, incluso a edades donde no se registraban tales afecciones, aumentaron los abortos espontáneos, entre otros daños irreversibles en la vida de los pobladores. Hemos visto como las poblaciones fueron logrando medidas de protección en la medida en que la gente misma, no sus representantes, se involucró en la defensa del derecho a vivir sin que los expongan a niveles de contaminación que lesionan su salud.

Esta defensa de la ciudadanía terminó plasmándose de dos maneras igualmente válidas. Algunas ciudades, como Rosario y Paraná, entre otras. Sancionaron ordenanzas de Prohibición. Otras, como Alberti, provincia de Bs. As. Y Barrio Ituzaingó Córdoba lo hicieron por vía judicial. Y en otras fue de forma mixta, creación de ordenanza y fallo judicial, como en el caso de Mar del Plata.

Desde una mirada económica rigurosa podemos observar que la producción agropecuaria de la argentina “externaliza los costos de producción”. Qué quiere decir esto? Se trata de que al momento de evaluar en forma contable, el debe y haber, no figuran los daños a la salud de la poblaciones ni la pérdida del ambiente. Esto determina que la población está “pagando” el costo del modelo de producción agroindustrial, basado en los monocultivos transgénicos y el uso indiscriminado de agroquímicos, que se implantó en 1996 por Decreto del entonces Ministro de Agricultura Ganadería y Pesca Felipe Solá.

Hoy queda en manos de los concejales la aprobación de la ordenanza, los bloques de UCR/CAMBIEMOS y el de UXCH volvieron a comisión el proyecto. El bloque de Unidad Ciudadana intento sancionarlo pero no obtuvo mayoría.

Es evidente que una ordenanza que protege la salud de la comunidad debiera ser votada individualmente y no por bloque, ya que no incide en modo alguno en los intereses partidarios particulares y si en cambio en el sentido de bien que pueda estar viviendo cada uno de nuestros ediles.