La empresa del empresario Eduardo Eurnekian entre silencios echó al 50% de la planta y los damnificados denunciaron “amenazas” desde el sindicato que lidera Caló para no implementar medidas de fuerza

Con el presidente de Corporación América, Eduardo Eurnekian, la fábrica tecnológica Unitec Blue radicada en Chascomús despidió 50 empleados con la “complicidad” de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), según denuncian los trabajadores.

Uno de los damnificados que conversó con Diagonales denunció “amenazas” por parte de los delegados del sindicato que conduce Antonio Caló.

Unitec Blue es una fábrica de chips y tarjetas ubicada en Chascomús. Es propiedad de un grupo de empresarios Pyme que se asoció al presidente de Corporación América, Eduardo Eurnekian, en búsqueda de financiamiento. Si bien no hay cifras oficiales, se estimó que su participación fue de U$D2.000 millones. Desde hace algún tiempo atraviesa un proceso de reducción de personal y este año comenzó con un plantel que no superaba las 100 personas. 

A principio de año se despidió a 12 personas y a su vez, la empresa ofreció “retiros voluntarios” con una indemnización del 130% y cerca de 15 trabajadores la aceptaron. Desde fines de febrero, la firma viene amenazando con una reducción de personal y el lunes, hizo una presentación en el Ministerio de Trabajo anunciando el “estado preventivo de crisis” por lo que anunció la “desvinculación” de 35 empleados de la UOM y anticipó que lo harán con 15 más, por fuera del convenio.

Uno de los trabajadores despedidos le explicó a Diagonales que “hace un par de meses que el laburo viene muy flojo. Lo poco que hacíamos era producir tarjetas telefónicas y en el momento en que abrieron las importaciones, decidieron comprarlas en China y solamente, cambiar las etiquetas en la fábrica”.

El lunes, los dueños de Unitec Blue “presentaron un preventivo de crisis en el Ministerio de Trabajo y dijeron que tenían que sacar 35 personas por UOM, de 70 que somos”. Según les explicaron el Estado “se los aprobó” y avanzaron con los despidos.

El primer problema al que se afrontaron fue que de acuerdo a la presentación que hicieron frente al Ministerio, “nos correspondía un 50% de nuestro sueldo como indemnización, pero arreglamos el 100% porque el sindicato supuestamente intervino”.

Uno de los damnificados por la medida contó que “se está haciendo medio escondido porque Eurnekian no quiere que trascienda”. En ese sentido contó que no pudieron realizar medidas de fuerza para exigir la continuidad de los trabajadores en la fábrica porque “nos amenazaban que nos iban a sacar el 50% de indeminización que nos consiguieron si hacíamos paro”.

Además, relató que “no quieren cortar rutas, los mismos delegados dijeron que no se podía hacer nada” y denunció que el presidente de ese sindicato “Caló está con el Gobierno y lamentablemente, no somos sólo 35 que echaron de UOM ahora; hay miles que nunca dijeron nada, siempre se tapó todo”.

Por último contó que la semana próxima recibirán el pago acordado y concluyó: “todo es medio turbio, medio raro”.

Fuente: Diagonales