Los días de Sergio Massa transcurren de manera agitada, a pesar de que mantiene su decisión de mostrar perfil bajo y escapar a luces y micrófonos, al menos por ahora.

El líder de la todavía latiente alianza 1País trabaja en varios frentes, ocupado en el futuro del Frente Renovador y con la mira puesta, además, en su función como hombre de Rudolph Giuliani, el famoso sheriff neoyorquino que se hizo famoso por su política de Tolerancia Cero.

Fronteras hacia adentro, el tigrense da las puntadas finales a sus nuevos equipos técnicos, que tendrán la misión -entre otras- de recorrer los territorios del país para afinar el trabajo de capacitación de sus cuadros militantes.

El mismo está integrado por José De Mendiguren, Santiago Cámpora y Marco Lavagna (Economía); Jorge D´Onofrio, Ramiro Gutiérrez y Diego Gorgal (Seguridad); Luciana Padulo (Educación).

El armado interno convive con negociaciones a varias bandas: por un lado con Margarita Stolbizer, analizando cómo seguir adelante con el frente electoral abrochado con el GEN y que parecería no tener futuro seguro tras el acercamiento de Massa al peronismo.

Precisamente, mientras la exradical se muestra con socialistas y radicales “díscolos”, el exintendente de Tigre apura los contactos con Florencio Randazzo (Cumplir), explorando nuevas vías de acuerdo.

Según trascendió, la idea de ambos sería comenzar a armar equipos conjuntos, que desemboque en un gran frente electoral, con eje en el peronismo, que se diferencia del kirchnerismo de cara a la sociedad.

En ese marco se inscribiría la creación, en las últimas horas, de una especie de “mesa ampliada”, que conforman los massistas Marco Lavagna, Daniel Arroyo y Raúl Pérez, junto a tres hombres leales al exministro del Interior: el diputado Eduardo “Bali” Bucca (intendente de Bolívar en uso de licencia), el jefe comunal de Miramar, Germán Di Cesare y Florencia Casamiquela, su excompañera de fórmula.

Como si fuese Clark Kent, Massa desdobla su personalidad y no descuida su tarea fronteras afuera de nuestro país. Además de su relación laboral con Giuliani, que incluye tareas vinculadas a sistemas jurídicos y de seguridad destinadas a gobiernos y clientes corporativos, Massa viajará en los próximos días a Estados  Unidos.

El motivo: fue invitado a participar de una conferencia sobre desafíos de competitividad, que se realizará entre el 13 y el 15 de abril en Chicago.

También estará en Washington, donde firmará un contrato con la organización internacional ASBC, que busca la promoción de sustentabilidad y transparencia en América Latina.

Fuente: LaTecla