Sofía Wooley, vecina del barrio San Luis y responsable del comedor “Las Estrellitas”, sito en la calle Río Negro 805, contó a través del medio radial FM por siempre del robo que le tocó vivir.

Allí expresó que debido a algunos cambios que se están efectuando, la mercadería con la que se elaboran estas viandas, se encontraba en calle Juárez al 600, lugar donde antes se ubicaba dicho comedor, y que fue donde se produjo el robo.

El hecho tuvo lugar durante la semana, aprovechando que sus moradores estaban de vacaciones, cuando los ladrones se alzaron con un microondas, una bicicleta, herramientas y mercadería.

La sorpresa más preocupante que según contó la vecina, se trata de chicos pequeños quienes estuvieron robando y trasladando mercadería en carretillas. “Fueron nenes que les damos de comer nosotros”, dijo Sofía.

Una cámara de seguridad que está a metros del lugar, abre la esperanza de poder develar quienes fueron los autores.

En un principio señaló que se tomó la decisión de no realizar la denuncia, pero al ingresar al lugar y ver destrozos y el desorden evidenciando que la intención no se trataba sólo de robar comida sino también de provocar un daño.

Este acto delictivo está privando a 90 personas de recibir su ayuda diaria.

El merendero, vale mencionar, se encuentra en el difícil desafío de sustentarse por sí mismo. Y no solo brinda comida, sino también ayuda a quienes necesitan estudiar, aportando los materiales necesarios para ir a la escuela.