Este martes la Municipalidad de Chascomús dio a conocer dos partes de prensa en relación a la brutal represión de Infantería y Grupo GAD en la fiesta “AIRE” durante la noche de navidad. En la redacción del primer parte al que tuvimos acceso daba cuenta de lo desorientado que están los funcionarios sobre el operativo que solicitaron al Ministerio de la provincia y el resultado final. En el segundo parte de prensa, la estrategia fue exponer al Secretario de Gobierno Cipriano Pérez del Cerro y esconder al intendente Javier Gastón y al responsable local de la represión, el Secretario de Seguridad Santiago Muscarello al quien le prohibieron dar declaraciones hasta tanto no se mida el posible costo político en una gestión golpeada.

En el parte de prensa municipal, en un acto de cobardía absoluta, no reconocen lo sucedido y a la represión le dicen así, “La decisión de suspender la fiesta motivó incidentes sobre los que se requirieron precisiones a las autoridades policiales”.

Además expresan en el parte de prensa que “el operativo de control de tránsito con móviles que circularon por toda la ciudad, especialmente por avenida Juan Manuel de Rosas y la ruta 20. El mismo resultó satisfactorio, no registrándose incidentes de ningún tipo”. Así también niegan haber atendido alguna persona por inhalación de gas pimienta o afectado por bala de goma.

Ayer testigos y padres de las víctimas de la represión brindaron declaraciones a los medios, este es uno de ellos.

Mi hija es mayor de edad, fue con sus amigas a disfrutar la navidad y terminó en la Clínica producto del gas pimienta”; quien esto dijo en FM Volver 95.3, fue el vecino Darío Marcucci. Horas antes de radicar formalmente junto a otros padres y las propias víctimas (sus hijos) la denuncia formal ante la fiscalía local.
Marcucci explicó en “La Primera Mañana” que “… mi hija me llamó a eso de las cuatro y veinte de la madrugada, para que la vaya a buscar porque la fiesta se había suspendido. La policía no nos dejó pasar en la rotonda de ruta 20, por lo que las chicas llegaron hasta ahí caminando. Ahí nos enteramos de todo lo que había ocurrido”.
Marcucci indicó que “… ellas llegaron para ingresar y no pudieron hacerlo porque les dijeron que parecía que se clausuraba pero que esperaran que no se sabía. Por eso cada vez más chicos quedaron en la zona que va desde la tranquera del Fortín hasta la ruta, a medida que iban llegando quedaban ahí. Luego cuando definieron que estaba clausurado, la seguridad que estaba en la tranquera les decía que se vayan y del otro lado tenían a la policía con los escudos que no los dejaba salir. A mi hija y a sus amigas, que resolvieron salir saltando un alambrado, las corrieron y les arrojaron gas pimienta”.
El vecino explicó que “…yo tuve que llevar a mi hija a la Clínica y ahí dejé constancia del motivo por el que la atendían. Se de otros chicos que están peor, con el brazo lastimado, con los ojos hinchados o algunos con una reacción alérgica”. Marcucci señaló además que “… al menos hasta ahora, ninguna autoridad se comunicó conmigo para darme alguna explicación de lo que sucedió. Sólo apareció en un mensaje de facebook el secretario del intendente, Ortega, a decir algo así como que ellos no tenían responsabilidad en el tema. Yo no creo que sea así”.