La promesa de Mauricio Macri de eliminar el Impuesto a las Ganancias dista mucho de la realidad. El medio aguinaldo del mes de diciembre se verá afectado por la retención del impuesto, a pesar de que la normativa establecida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) establecía el prorrateo del gravamen a los largo de doce meses.

A partir de este método, algunos trabajadores sufrirán la aplicación del impuesto en el medio aguinaldo a partir del próximo lunes 18. Habrá sorpresas dado que esas deducciones debían ser anticipadas, para que el empleado no sufra diferencias tan abruptas. Desde 2014 que esto no sucedía, cuando los gobiernos decidieron exceptuar a los trabajadores del pago del tributo en el medio aguinaldo de diciembre hasta determinado monto, en particular para salarios medios.

En diciembre de 2016, el Gobierno impulsó la reforma Ganancias, lo que provocó algunos problemas en las empresas a la hora de descontar el tributo del aguinaldo. A fin de año, al cambiar la cuarta categoría de Ganancias, el Congreso dispuso modificaciones en la manera en que debe retenerse el impuesto del aguinaldo. Según la ley 27.346, el tributo debe prorratearse en un monto equivalente al 8,33 % del sueldo.

Sin embargo, esta disposición no evitará que algunos empleados se vean perjudicados por el impuestos. Si el empleado recibe algún aumento de sueldo en el semestre; si el descuento de 8,33% no se aplicó o si el trabajador agregó un empleo adicional que le generó ingresos extra, podrá verse afectado.

Asimismo, la AFIP informó que el tope salarial a partir del cual se cobra el impuesto subirá un 29 por ciento. De esa forma comenzarán a pagar Ganancias los asalariados en relación de dependencia conremuneración neta en torno a los 30.000 pesos, mientras que los casados con dos hijos pagaran a partir de los 40.000 pesos.