Una facción dialoguista de Cambiemos manejará el Concejo Deliberante y le augura gobernabilidad al intendente de Chascomús. La sesión terminó en escándalo y le apuntan a un secretario de Daniel Salvador.

El oficialismo chascomunense, que conduce Javier Gastón –un vecinalista aliado a Sergio Massa- se anotó una victoria en el Concejo Deliberante local, al postergar las ambiciones del sector más refractario de la UCR y colocar a un radical “dialoguista” al frente del Cuerpo, en una sesión que terminó en escándalo, según reconstruyó INFOCIELO a partir de varias fuentes.

En efecto, la rosca de la renovación de autoridades venía complicada. Por derecho, le correspondía la ganador de la última legislativa –Ramiro Ferrante, dirigente PRO dentro de Cambiemos– la presidencia, pero el edil amarillo no la reclamó. Entonces asomó el nombre de Soledad Nivio, la segunda de esa lista, alineada con el sector del ex intendente Juan Gobbi, pero no reunió consenso.

El haber colocado a Casalins al frente del Concejo le reporta buenas noticias a Javier Gastón, que viene mostrando dificultades para gobernar frente a la intransigencia de la oposición que responde al exintendente Gobbi.

Entonces ocurrió lo inesperado: un tercer sector de Cambiemos, encarnado por el concejal Osvaldo Casalins, se autopostuló y consiguió el aval de Unidad por Chascomús –oficialismo- y de Unidad Ciudadana, con lo cual se ungió como nuevo presidente, a pesar de que sus antecedentes y su perfil no lo hacen merecedor de la confianza de sus pares.

Consumada la renovación de las autoridades, llegó la polémica. Desde las barras, el secretario del vicegobernador Daniel Salvador, Cristian Basualdo, increpó en muy malos términos a Casalins, acusándolo de ser “el (Leopoldo) Moreau del radicalismo”, tras lo cual se enfrentó a  militantes de la Juventud Radical y terminó propinándole un golpe a uno de ellos, todo dentro del recinto y a la vista del pleno del Concejo.

Más allá del exabrupto, el haber colocado a Casalins al frente del Concejo le reporta buenas noticias a Javier Gastón, que viene mostrando dificultades para gobernar frente a la intransigencia de la oposición que responde al exintendente Gobbi –actual funcionario bonaerense, dentro del Ministerio de Economía-, que lo dejó sin presupuesto durante casi todo el año.

También fue bien recibida la fragmentación que se registró en Cambiemos, donde empiezan a configurarse tres sectores que muestran distinto nivel de intransigencia ante las propuestas del Ejecutivo bonaerense. De hecho, el propio Gastón recibió en su despacho a Casalin, terminada la sesión. “El bienestar de nuestra comunidad, de nuestros vecinos debe primar por sobre todas las cosas; a través del diálogo y el trabajo conjunto vamos a seguir avanzando”, destacó el Intendente Municipal.

Fuente: infocielo