A raíz de los recientes despidos por el cierre del “Parador Atalaya”, ubicado sobre la orilla de la laguna de Chascomús, el debate se traslado a las redes sociales, y es muy triste leer personas que se complacen que otros no tengan la suerte de llevar un sueldo a su casa. Más triste aún leer a la Directora de la Oficina Municipal de Licencias de Conducir Mabel Grancela, tratar de“Pastelero pelotudo” a quien cumplía esa noble tarea en Atalaya. La funcionaria de Javier Gastón, entre otros tantos comentarios expreso “Los pelotudos eran los que trabajaban ahi. Manga de haraganes te dejaban sentado una hora sin atenderte. Si uno no se pone la camiseta del laburo despues no lloren”.

Esta claro que el país esta atravesando uno de los momentos mas duros y tristes de su historia, y la perdida del empleo es un acontecimiento lamentable para todos, principalmente aquellas personas que tienen la obligación de llevar un plato de comida a su familia.