La tropa del “Chapita” Gastón reparte boletas con souvenir: invita a votar a la lista de Unidad por Chascomús a nivel local y a Cambiemos a nivel Provincia y Nación. “Tanto Vidal como Gastón representan la nueva política” aseguran en un panfleto.

El intendente de Chascomús, Javier Gastón, tiene una parada brava el próximo domingo. Buscará consolidar una posición en el Concejo Deliberante, que hasta ahora le fue esquivo –no le aprueba los aumentos de tasas, pero sí el presupuesto de gastos-, pero partirá de una posición incómoda: en las paso sacó menos votos que las dos listas de Cambiemos y que el FpV.

El corte de boleta es la opción por la supervivencia que elige Gastón, que ya se vio envuelto en rumores de “pase” a Cambiemos durante su primer año de gestión.

A pesar del resultado, la lectura post elección fue optimista: en su espacio consideraron que la interna de Cambiemos entre el PRO y la UCR, en la que se impusieron los primeros, les dio un festejo por partida doble: acaparó el voto opositor para repudiar a los radicales –que gobernaron el distrito en las últimas décadas- e hizo crecer a una oposición que, adelantan, puede ser constructiva.

No obstante, el magro resultado -1País quedó por debajo de los 20 puntos- llevó al oficialismo chascomunense a replantearse la estrategia. Por eso sorprendió, pero no tanto, que saliera a repartir boletas cortadas de Cambiemos y de su propio espacio para fomentar el “voto collage” incorporando a los electores de Vidal y de Macri a sus propios votantes. El combo suma un panfleto en el que leen elogios para la Gobernadora y un deseo para sintonizar en fino con Cambiemos.

“Cambiemos por Chascomús” es el título de la carta en la que se convoca a “seguir dándole fuerza a la transformación conjunta” porque “lo peor que puede pasar es retroceder en el tiempo”. La misiva enumera una serie de obras concretadas fruto del trabajo conjunto, propone “no detener el cambio” y está firmada por “Vecinos unidos por un Chascomús mejor”.

Si bien la invitación al collage electoral de parte de un oficialismo comprometido no reviste carácter de novedad, en el caso de Gastón hay más elementos para sumar al análisis. Durante todo el primer año de gestión cundieron rumores de “pase” a las filas de Cambiemos, alentadas incluso por intendentes vecinos, como Daniel Cappelletti, de Brandsen.

Finalmente, el garrochazo no se dio, pero lo cierto es que dentro del oficialismo hay sectores que ven con buenos ojos la conversión y que se sentirían felices dentro de Cambiemos.

La principal oposición al ingreso de Gastón a las filas del vidalismo provino de parte de la UCR local, que se mueve bajo el ala de Ricardo Alfonsín, Juan Gobbi y Liliana Denot. Pero en agosto el escenario tuvo un giro fundamental: ese sector cayó derrotado en las PASO ante los representantes del PRO y perdió casi todo su capital político, derecho a veto incluido.

Fuente: infocielo