Una vez hecho el contacto una persona que dijo ser parte de la fábrica que elabora esas viviendas, se acercó al domicilio con el fin de presentar las distintas promociones y construcciones de vivienda disponibles.

En principio y para acceder a la construcción, al vendedor se le abonó una suma de 14 mil pesos, luego el mismo vendedor regresó y se le abonaron 19 mil pesos, más los 4 mil pesos de un recargo que se decía era para reservar la casilla.

La familia que ya contaba con el terreno, al intentar contactarlo a fin de solicitar el envío no se pudieron comunicar y ante la sensación de una estafa, la familia viajó a la localidad de Burzaco en busca del local de ventas que aparecía en una boleta que después resultaría estar vencida desde el 2014.

Al llegar al lugar, en el sitio de la dirección se encontraba una casa, que vendría a ser la casilla donde vivía el vendedor. La persona no se encontraba, solamente estaba la esposa que no quiso brindar ningún tipo de información, por lo que la familia ya presentó la denuncia en la Comisaría local.