“El personal de nuestro Hospital Municipal ha venido viviendo una intensa movilización en las últimas semanas. Y es bueno repasar los hechos con serenidad”… propone la Seccional Chascomús de la CICOP que alude a notas ingresadas por mesa de entradas, así como pedidos telefónicos de reunión con el Ejecutivo, lo que hace en un documento, claro y duro, y cuestiona el accionar de las autoridades municipales que para ellos, no muestran la menor predisposición a recibirlos para considerar efectivamente las cuestiones…

Señala que “en corto tiempo se acumularon una serie de quejas y preocupaciones que no pudimos dejar de considerar poco menos que alarmantes: desde cuestiones edilicias; de infraestructura e instrumental; cobertura de recurso humano profesional; falta de respuesta a numerosos reclamos del servicio de parteras; cobertura de guardias pasivas de las licenciadas en instrumentación quirúrgica y su atraso salarial; disfuncional trato hacia el equipo de salud mental y preocupación por la situación de una de las psiquiatras” lo que fue plasmado en la comunicación del 5 de septiembre…

Lo que más los alarmó fue acerca de observaciones “sobre formas de dirigirse de sus superiores a ellos, que resultaban intimidatorias y amenazantes desde el punto de vista laboral”. Ello llevó a una asamblea y “habiendo notificado al Municipio y a Trabajo que realizaríamos nuestra asamblea, recibimos de la delegación una citación a audiencia para el día siguiente en horas de la mañana. Las responsabilidades laborales de los miembros de la Comisión Directiva (…) hicieron que no pudiéramos concurrir… No obstante presentamos una nota solicitando cambio de fecha para la audiencia que se trasladó al lunes”… En ella acompañados por directivos de CICOP central (entre ellos su vicepresidente), “nos reunimos con el secretario de Gobierno y el Delegado de Trabajo. Dada la cantidad de puntos (…) surgió de común acuerdo fijar una reunión con fecha para abordarlos”. Dicen que zanjado el inconveniente de no haber sido recibidos por el Ejecutivo durante largo tiempo, quedó el compromiso de la reunión para el próximo 19, con lo cual dieron por cerradas las actuaciones del Ministerio y que motivaron la audiencia.

“Al otro día convocamos a asamblea para informar de lo actuado y la fecha de reunión con el Ejecutivo (que inauguró la presencia policial en una asamblea de trabajadores)”.

“Como efecto de toda esta movilización días después se allegaron el intendente y su gabinete para mantener una reunión abierta con el personal profesional y no profesional, con exposición de todo lo realizado por el Municipio y expresando la intención de volver con cierta frecuencia a realizarlas, se pidió al personal presente que se formen comisiones por sector para dialogar con el Ejecutivo cada vez que concurra (una práctica gremial que el Ejecutivo sorpresiva y misteriosamente viene a inaugurar justamente ahora…)”… “De ese encuentro (el primero de otros que le seguirán según expresaron) es de destacar que los compañeros del grupo de Médicos de Guardia Autoconvocados, que a la par con nuestro gremio, con su lucha y reclamos en la búsqueda de mejores condiciones para la guardia, lograron acercar su petitorio a la dirección del Hospital quedando a la espera de una respuesta en breve plazo. Pero como las semanas parecen tan largas y no terminar de cerrarse ni un viernes ni un sábado, ni un domingo, leemos un reportaje al intendente en La Revista Digital citando una entrevista realizada por Alberto Morel y Martín Palmero, (…) en el que da algunas versiones y opiniones sobre los hechos arriba mencionados”.

“El Ejecutivo aseguró que su reunión de gabinete en el hospital no tienen relación con las últimas asambleas de la CICOP, solo fue una iniciativa propia de escuchar a los empleados municipales. Nos preguntamos si no deberían haberlo hecho antes…y en todo

caso, porqué justo ahora?”… “El intendente refiera que nuestro gremio ha planteado un conflicto inexistente porque CICOP no se presentó a Delegación de Trabajo (falso), y que las instancias de diálogo siempre estuvieron abiertas (con nuestro gremio NO), que el Ejecutivo se reunió cada vez que lo solicitamos (falso); que han estado atentos a nuestras preocupaciones (en realidad nos deslegitiman y desacreditan constantemente). El Ejecutivo esperaba que, con presencia de su gabinete en pleno, el personal se animara a hablar de los temas que anclan en el temor que las jerarquías y funcionarios transmiten en el Hospital. Quien se arriesgará a hablar de algo grave que no puede probar? Es que no pensaron que si lo que estamos manifestando es cierto una presencia de todo el cuerpo ejecutivo en pleno para nada facilitará que cuestiones intimidatorias graves se verbalicen públicamente? O ésta fue la intención?”… “Minimizar problemas es otra forma de responder. Comparar valores con otros municipios es otra forma de hacer sentir culpa por un reclamo válido”… y llegan a la renuncia de la psiquiatra que, afirman…”nos consta, ha puesto su saber de excelencia, su trato ampliamente dispuesto con pacientes y compañeros de trabajo, al servicio de la salud mental de Chascomús…el Ejecutivo prefirió no hablar, al menos en este reportaje”.

Cuando el Ejecutivo habla de que las nuestras son declaraciones “pomposas”, “sin ningún sustento real”, podrán darse cuenta de su predisposición a recibirnos…Y si lo que expresamos “habla muy mal de aquellos que denuncian”, pues el Ejecutivo se está refiriendo a nuestros compañeros profesionales del Hospital que denuncian. Acierta el Ejecutivo cuando ve a nuestro gremio “cuestionando” a “autoridades”. Hasta donde sabemos los ciudadanos libres en esta democracia no estamos para endiosar funcionarios sino para, justamente, cuestionarlos para que corrijan sus perspectivas y no se tornen esas autoridades en autoritarismos”. Pero, aclaran que “no “socavamos” su autoridad, la Comisión Directiva de CICOP Chascomús no está embanderada con un partido político pues justamente nuestro gremio se nutre de afiliados pertenecientes a todos ellos. Por eso no “entramos” ya en campaña. Y solo reclamaremos por los derechos de los trabajadores, “la parte más débil del contrato laboral”. Ya no nos sorprende que a nuestra prudencia gremial se la llame “inescrupulosa” dice la Comisión Directiva de la CICOP Seccional Chascomús.