Javier Gastón

A diferencia de otros distritos, como por ejemplo del de Chascomús, en donde se aprobó en el Concejo Deliberante el pago de un bono a los empleados Municipales, pero luego fue vetado de manera insensible por el Intendente de Unidad por Chascomús Javier Gastón, en otros partidos, quienes ejercen el control del Ejecutivo tienen otra postura diametralmente opuesta. Ese es el caso por ejemplo de Pila, en donde el intendente Walker tomó la decisión de pagar UN TERCER BONO que constará de una suma de $ 2.000 a cada uno de sus empleados municipales. También había ocurrido algo similar en Castelli, en donde el intendente Francisco Echarren había otorgado un bono de nada menos que $ 5.000 a cada empleado de su municipio en el mes de diciembre pasado, diciendo que “quiero que los municipales pasen una navidad como la gente”. Buena suerte para algunos, y mala para los municipales chascomunenses, que aun siendo aprobada por el Concejo la entrega del bono, el intendente utiliza la plata para otras cosas y decidió vetar la posibilidad de que la gente tenga una ayuda. Como se recordará, en Chascomús se generó en su momento un intenso y extenso debate entre el oficialismo y la oposición, generándose distintas movilizaciones de los gremios reclamando por el pago del bono especial, originalmente pensado para las fiestas de fin de año, a partir de una iniciativa presentada en octubre de 2016 por el bloque de concejales del Frente para la Victoria. Sin embargo y pese a que los ediles en el presupuesto aprobado para el corriente 2017 previeron una partida especial para financiar esta erogación, el intendente Javier Gastón se mantuvo hasta ahora inmutable en su posición de negar ese pago a los trabajadores, en un hecho que ahora no son pocos -incluso integrantes del gabinete comunal- los que atribuyen parte de la contundente derrota electoral, a la actitud intransigente asumida en relación a este tema. Es que si bien el número de empleados municipales es -como también lo era con gobiernos radicales- una especie de secreto de estado, nadie duda de que superan los mil cuatrocientos. Más aún, desde las entidades sindicales aseguran que el actual gobierno incorporó a más de doscientos nuevos empleados, la mayoría de ellos con cargos jerárquicos y suculentos sueldos, que superarían en muchos casos los treinta y cinco mil pesos mensuales. “Nosotros seguimos reclamando por el legítimo derecho a cobrar el bono, porque es algo que corresponde”, dijo en FM VOLVER 95.3 Alicia Barletta. empleados, la mayoría de ellos con cargos jerárquicos y suculentos sueldos, que superarían en muchos casos los treinta y cinco mil pesos mensuales. “Nosotros seguimos reclamando por el legítimo derecho a cobrar el bono, porque es algo que corresponde”, dijo en FM VOLVER 95.3 Alicia Barletta.