El vecino Guillermo Larraula expresó en FM por siempre 97.3 sobre un hecho ocurrido a las 2:40 de la madrugada del miércoles, cuando recibió un llamado de su hermano que le alertó de la presencia de policía científica en su automóvil marca Ford Fiesta. Cuando se acercó al vehículo encuentra varios policías realizando una investigación con lo cual el vecino consulta a que se debía este procedimiento en su auto, las autoridades presentes consultaron al vecino si tenía alguna arma en sus posesión a lo que Larraula respondió de manera negativa, sin embargo la policía insistió en la pregunta objetando que se había encontrado un arma de fuego a metros de donde fue revisado el automóvil; en teoría la policía había recibido un llamado donde se denunciaba que un auto se encontraba con las puertas abiertas en cercanías al conocido supermercado ubicado en avenida Perón esquina Newbery, supuestamente la intención era robar el automóvil debido a que lo había puesto en contacto pero sin la ruptura de ninguna cable ni plástico que recubra la entrada de la llave, varias hipótesis y misterios se crearon en base a saber cuál fue la causa por la que no se robaron el vehículo e incluso menos cotidiano el haber dejado el arma tirada a metros de donde se estaba realizando el ilícito, el arma encontrada en cercanías a la escena de trata de una pistola calibre 22 corta de aspecto a nueva. Policía científica se encontraba tomando huellas dactilares en el vehículo de donde no se notó ningún tipo de faltante; si bien el vecino dijo no tener enemistades con nadie, en otra ocasión fue amenazado por malhechores que intentando hurtar en cercanías lo visualizaron y amenazaron con volver. El vecino y propietario del vehículo que se entera del hecho mucho tiempo después, para cuando la policía científica ya realizaba las pericias, agradeció a las autoridades por el trabajo realizado.