Imágenes tomadas de la cámara de seguridad que la municipalidad y policía retiró

Días atrás, vecinos del barrio Obispado difundieron en redes sociales imágenes donde se ve cómo un grupo de jóvenes provocaban daños contra una vivienda del barrio. El hecho tomó conocimiento público, a través de la filmación del momento en que dos de tres menores arrojaban piedras con sus gomeras contra una vivienda.

Cuentan los vecinos que en la noche del viernes un gran despliegue Municipal y policial se acercó hasta la vivienda donde se encontraba instalada la cámara y sin comunicación previa ni intimación ni orden judicial, incautaron la misma. La misma se habría colocado fuera de la vivienda con fines de prevenir robos ya que la zona fue atacada en varias ocaciones.

Según la policía el operativo formado por un camión municipal, móviles de seguridad urbana y cuatro patrulleros, despliegue nunca visto para proteger ni cuidar el barrio, se habría dado bajo la orden directa del secretario de seguridad Marcelo Muscarello.

Se trataría de Drome con una capacidad de toma de 360° y valor de de mas de $20.000 pesos, pagado por la vecina ya que el secretario de seguridad en reuniones vecinales autoriza el uso de cámaras privadas.

A pesar del accionar en redes de los vecinos que expusieron imágenes de menores de edad no se puede dejar de pasar el desprolijo accionar del departamento de seguridad que trasciende lo ilegal desde todas las formas posibles ante situaciones que podrían manejarse de otras formas y no se ocupan de los verdaderos problemas de los vecinos de Chascomús que son víctimas de una inseguridad constante en distintos barrios de la ciudad y no ven este tipo de despliegue y operativo donde corresponde.