La economía y la Provincia: cómo vota el bolsillo

La economía y la Provincia: cómo vota el bolsillo

129
Elecciones 2017

Las medidas financieras adoptadas por los gobiernos nacional y provincial impactarán de lleno en los comicios legislativos. Cómo repercutirán en el electorado, quiénes son los perjudicados y el análisis de los especialistas en la materia.

“Es la economía, estúpido”. La frase pronunciada por el expresidente de Estados Unidos Bill Clinton durante la campaña electoral de 1992 pretendía enfocar el debate por fuera de los conflictos bélicos del gigante norteamericano y centralizarlo sobre la vida cotidiana de los ciudadanos y sus necesidades más inmediatas.

Esta expresión parece encajar perfectamente en el escenario argentino, y especialmente bonaerense, de cara a las elecciones primarias del 13 de agosto. Es que la economía se ha convertido, indudablemente, en uno de los temas que más preocupan a los votantes de la Provincia, junto con la nunca perecedera inseguridad.

Las políticas públicas llevadas adelante por los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal en materia financiera impactaron de lleno en la sociedad y, muchas de ellas, perjudicaron a los sectores más vulnerables tanto de la provincia de Buenos Aires como del resto del país; cuestión que rápidamente fue tomada por la oposición como el estandarte a la hora de elaborar el discurso de campaña y su correspondiente plataforma electoral.

Pero, más allá de eso, ¿cómo votará el bolsillo? No son pocos los analistas políticos que consideran que la economía familiar le jugará en contra al oficialismo; en tanto otros reconocen que un alto porcentaje de votantes volverá a confiar en Cambiemos y le dará una segunda oportunidad al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora María Eugenia Vidal.

“Las provincias de Buenos Aires y Córdoba son las más afectadas por la economía. En ambas se sufrió destrucción de empleo en el sector industrial, y en ambas hay grandes cordones de pobreza. Eso, sin dudas, pone un techo a las aspiraciones electorales de Cambiemos. Lo que no sabemos aún es si la totalidad de los que se consideran peor que antes van a volcarse por opciones opositoras, o si una franja de ellos seguirá confiando en Cambiemos. Hay un sector del electorado que no ve los ‘brotes verdes’ pero cree que el oficialismo va a poder lograrlo. Y ese sector es clave para Cambiemos”, señaló al respecto el analista político Julio Burdman, titular de Observatorio Electoral, en diálogo con La Tecla.

En consonancia, el politólogo y expresidente de Banco Provincia Gustavo Marangoni consideró que “todo parece indicar que la economía tendrá una importancia destacada en las próximas elecciones. De hecho, lo que se registra en las encuestas en cuanto a la intención de voto hacia la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner señala esto. No sólo en el discurso de la campaña, focalizado en cuestiones económicas, sino además desde una coyuntura específica”.

Para el director de M&R Asociados, en una elección intermedia, la provincia de Buenos Aires tiende más a plebiscitar la gestión del Gobierno nacional que del bonaerense, “sobre todo en materia económica”. Esto explicaría, en cierto sentido, la sobreexposición de Vidal en la campaña electoral, traducida en una imagen positiva superior a la de su jefe político, Mauricio Macri.

“La economía no va a ayudar al oficialismo en este escenario electoral, probablemente por los cambios que el oficialismo se vio forzado a llevar adelante independientemente
de las formas, con errores de implementación”, indicó Guillermo Nielsen, economista y excandidato del Frente Renovador; y ejemplificó en este punto el aumento indiscriminado de las tarifas de agua, gas y servicio eléctrico; además de la fallida implementación de “precios transparentes” y la quita de cuotas sin interés, medida que luego fue retrotraída a partir del no repunte del consumo interno.

Para la exministra de Economía de la Provincia Silvina Batakis, estos factores
(y otros) serán determinantes a la hora de emitir el voto el 13 de agosto. “La gente está sintiendo directamente en el bolsillo que se achicó el mes, no está llegando. Además de eso se está sintiendo la pérdida de puestos de trabajo en distintas familias; sumado al tarifazo, a la inflación, a una paritaria que en general estuvo por debajo de la inflación del año pasado y no logra repuntar, hace que la gente se posicione en contra. Sobre todo porque es una elección legislativa, donde el electorado siempre marca un alerta”, aseguró.

Como contrapartida a ciertas medidas económicas que pecaron de “poco populares”, el Gobierno impulsó una serie de políticas con el objetivo de equilibrar la balanza en su favor: el 50 por ciento de descuento en compra de productos con tarjeta de Banco Provincia y la facilitación de acceso a créditos hipotecarios. No obstante, la reciente suba del dólar (y la posibilidad que se traslade a los precios) las opacó por completo.

Sea como fuere, la decisión final la tendrá el electorado, y pasadas las 18 horas del domingo 13 de agosto se sabrá, a ciencia cierta, cómo votaron los bonaerenses y qué incidencia tendrá el bolsillo en esta historia.

LaTecla