El Secretario Gremial Textil Martín Ferreyra entrevistado en el programa “AM Show” de FM La Radio 101.5, se refirió a la delicada situación que atraviesa hoy en día la empresa Texes. Allí dijo que en los últimos días tomaron conocimiento del rechazo de poder acceder la firma a los subsidios del Preva y Repro Express, por un lado por el Ministerio de la de Trabajo de la Provincia y en el otro por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Al respecto dijo que el Preva, se dio de baja porque para que la empresa obtenga este beneficio no puede tener ningún tipo de deuda con el Ministerio de Trabajo, y el Repro por tener falencias con la AFIP y aportes patronales. Indicando además que hay multas en el Ministerio de Trabajo la fábrica nunca pagó. A raíz de ello, señaló que a partir de esa negativa, surgió la posibilidad de obtener el subsidio Repro Express, que lo otorga el Ministerio de Trabajo de la Nación, pero finalmente la semana pasada lo rechazaron porque la firma no está al día con las cargas sociales y con AFIP. A su vez destacó que “…hoy por hoy tengo hacer responsable al Ministerio de Trabajo, dado que nosotros entendemos que cualquiera de estos dos beneficios a Texes no la habría ayudado, porque el problema que tiene la empresa es que no puede vender lo que produce y subsidiar parte de los sueldos no solucionará el problema de fondo…”. No obstante aclaró, que ellos sí buscaban obtener este subsidio ya que el personal podía, por lo menos, percibir un dinero, resaltando que no cobran haberes, aguinaldo y vacaciones desde el mes de noviembre del 2016. “…Nosotros hacemos responsables de que esté parada la empresa, a las políticas económicas del Gobierno Nacional con respecto a las importaciones a los tarifazos de luz…”, expresó. “…El beneficio lo queremos para los trabajadores, dejando de lado la parte técnica, para ponerse un poco del lado de la gente…”, señaló. También indicó que hoy parte de los operarios se dio por despedido para obtener el beneficio del subsidio por desempleo que otorga ANSES, que asciendo a 3 mil pesos. Además confirmó que la empresa en la actualidad no cuenta con el servicio de luz, donde señaló que en el año 2014 con la fábrica funcionando a pleno se pagaban boletas de 350 mil pesos y en 2015, en época de crisis comenzaron a llegar facturas de más de un millón de pesos.