La Provincia aumentó 41 por ciento la deuda pública en seis meses...

La Provincia aumentó 41 por ciento la deuda pública en seis meses de gestión

114

La deuda bonaerense actual equivale al 36 por ciento del Presupuesto proyectado por el Gobierno para el próximo año, y representa el 6,1 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG), apenas 0,3 por ciento más que el año pasado,

De acuerdo a los datos oficiales informados por el ministerio de Economía bonaerense, al 30 de junio de 2016, la gobernadora María Eugenia Vidal emitió deuda por 11.460 millones de dólares, unos 172 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces. Esto significa un incremento del 41,1 por ciento con respecto a los 122 mil millones que se debían al inicio de la gestión.
De acuerdo a los datos oficiales informados por el ministerio de Economía bonaerense, al 30 de junio de 2016, la gobernadora María Eugenia Vidal emitió deuda por 11.460 millones de dólares, unos 172 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces. Esto significa un incremento del 41,1 por ciento con respecto a los 122 mil millones que se debían al inicio de la gestión.

lo que significa que las acreencias subieron por encima de los recursos totales de la provincia.

Según consignó la agencia DIB, si finalmente se aprueban los pedidos de endeudamiento por 84 mil millones de pesos solicitados por el Ejecutivo en el Presupuesto 2017 la deuda total –una vez colocada- alcanzaría los 270 mil millones de pesos, más del doble que al inicio del gobierno de María Eugenia Vidal.

De acuerdo a lo revelado por el Ministerio de Economía, el 59 por ciento de la deuda está en manos de bonistas internacionales, al tiempo que un 25% tiene como acreedor al Gobierno Nacional. El resto está dividido entre organismos multilaterales y otros.

Solo el 13,5 por ciento de las obligaciones provinciales corresponden a vencimientos en el corto plazo, mientras que casi la mitad representa una obligación a largo plazo, por lo que la Provincia tardaría 22 años en saldar todas sus acreencias.

No obstante, desde la cartera que conduce Hernán Lacunza, defendieron la decisión de tomar deuda para hacer frente a los gastos de capital, es decir, obra pública.

“Es fácil decir si financia obras: en el presupuesto el llamado resultado corriente, impuestos menos el gasto corriente, da 0. O lo digo de otra manera: si no hubiera obra no habría déficit”, indicó el funcionario.

Y añadió: “Es bueno que surjan esas voces de alerta prematura porque entonces todos entendimos que un país o una provincia no pueden vivir ni de endeudarse o de emitir siempre”, explicó.