Chascomús cumplió ayer su 237º Aniversario

Chascomús cumplió ayer su 237º Aniversario

Chascomús cumplió 237 años de vida
Chascomús cumplió 237 años de vida

En el día de ayer se realizó el acto por el 237º aniversario de la fundación de Chascomús, el mismo contó con la presencia del Intendente Municipal, Javier Gastón y se llevó a cabo en el Teatro Municipal Brazzola. Previamente en el monumento a Pedro N. Escribano ubicado en calle Libres del Sur y Escribano, el Intendente junto a familiares descendientes del fundador de Chascomús colocaron una ofrenda floral al pie del monumento del Capitán de Blandengues Pedro Nicolás Escribano, Mariano Sinconegui, Sara y Estela Ciraus y Emilia Masci.

Estuvieron presentes en representación del Obispo Diocesano estuvo el Canciller del Obispado Damián Fredes, Inspector Jefe Regional, Gustavo Francischini, Inspectora Jefa Regional Región 17 Gestión Privada, Marta Costa, Inspectora Jefa Distrital Silvina Abelenda, e Inspectoras de diferentes niveles y ramas educativas, autoridades Policiales y judiciales, concejales de todos los bloques políticos y consejeros escolares, instituciones de la comunidad, descendientes del fundador Pedro Nicolás Escribano, alumnos y docentes. Participaron también, por primera vez en un acto oficial la Academia de Policía Local, sede Castelli Juan Vucetich, y sus autoridades, además abanderados y escoltas de Bomberos Voluntarios Chascomús y de los diferentes establecimientos educativos. A continuación, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino a cargo del profesor Eduardo Pertusi. Luego en representación del Obispo Diocesano de Chascomús el Canciller del Obispado, Damián Fredes rezó una oración en memoria el fundador de nuestra ciudad. Después, el Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires de la Delegación Chascomús, Gustavo Padrán, hizo referencia al evento “La Fundación, el niño y el árbol” programa de forestación en la zona de Escribano y Costanera, donde se plantaron ocho robles que serán apadrinados por las Escuelas Nº, 1, 2, 3, 5, 8, 9, 13 y 17, que recibieron sus correspondientes diplomas, otorgados por la Inspectora Jefa Distrital, Silvina Abelenda, y también hizo entrega al Intendente Gastón de una placa que será colocada en El Monolito, ubicado en Avda. Costanera España y Artigas. Seguidamente el Intendente Municipal Javier Gastón hizo uso de la palabra. “Hace 237 años Pedro Nicolás Escribano fundaba, a orillas de nuestra laguna, el Fuerte San Juan Bautista. Todo cumpleaños es una fecha en que uno aprovecha para repasar lo que ha sido su vida hasta el presente y proyectar, soñar como quisiera que fueran los próximos años. Fecha para pensar cuáles han sido los motivos de nuestros fracasos y cuáles son los capitales económicos o culturales de que disponemos para conformar proyectos de futuro. Los invito a todos a que podamos hacer juntos este pequeño-gran ejercicio pensando en nuestro Chascomús. Nuestra vida como pueblo ha sido muy variada y rica. Hemos forjado juntos la ciudad que hoy nos cobija. Suele decirse que no se puede tener futuro sin memoria. No podemos aspirar a un futuro más igualitario y democrático sin comprender antes quiénes somos. ¿Quiénes somos? Somos el fruto de otras generaciones que creyeron encontrar en este suelo su lugar en el mundo. Y en este lugar volcaron sus energías, sueños y deseos para que sea el mejor para vivir y criar a sus hijos. Somos el fruto de viejas contradicciones que nos marcaron entre el indio y el español, el español y el criollo, el criollo y el indio, los unitarios y los federales, el gaucho y el estanciero, conservadores y radicales, peronistas y

radicales, setentistas y noventistas, del centro o de los barrios. Somos los pesimistas asumidos que no podemos reconocer nuestras propias habilidades para sobreponernos a pequeñas derrotas. Somos los inconformistas de lo ajeno que nada que haga otro puede satisfacernos. Somos los insatisfechos que no nos permitimos disfrutar los pequeños logros propios o de otros. Somos los cuestionadores principistas que creemos que lo que hacen otros siempre está guiado por intereses mezquinos y meramente individualistas. Somos los bardeadores profesionales que estamos apostando a que a los otros no les vaya bien o no tan bien como a nosotros. Somos los que buscamos descalificar a otros por el sólo hecho de no pensar de la misma manera. Pero no solo somos eso. Somos también: ” Los indignados ante injusticias, sobre todo cuando la padecen personas que no pueden defenderse solas. ” Los que disfrutamos de poder encontrarnos para recordar épocas pasadas y pensar proyectos futuros. ” Los que nos preocupamos antes situaciones injustas que padecen vecinos que quizás no conocemos y nos comprometemos por revertirlas. ” Los optimistas todo terreno que creemos que el futuro es sólo lo que nosotros dispongamos en todo tiempo y lugar. ” Los que reconocemos nuestros errores y hacemos todo lo posible para enmendarlos. Somos todo esto y mucho más. Con nuestras luces y sombras tenemos que forjar nuestro futuro. Durante muchos años nuestro inconsciente colectivo puso al 7 de noviembre como fecha fundacional, quizás en ese viejo estigma que tenemos los seres humanos de definirnos a partir de lo que no somos o de la oposición a otro. Recordando esa fecha tenemos una plaza, La Libertad. Su monumento, obra de Perlotti, tiene una frase que nos puede ayudar en este momento. “A quienes nos dieron la lección más sublime de patriotismo”. ¿Quiénes son hoy quienes nos enseñan a amar a nuestra tierra natal o adoptiva? Cada uno de nosotros podrá pasar por su corazón quiénes son los vecinos que nos ayudaron a amar a nuestro Chascomús. Padres y abuelos que nos enseñaron a querer y cuidar nuestra patria chica. Docentes que acompañaron nuestra infancia y adolescencia. Enfermeras y doctores que nos cuidaron en momentos de dolencias físicas. Vecinos que impulsaron acciones solidarias en las que pudimos sumar nuestra ganas de hacer cosas por otros. Chicos de nuestras escuelas que diariamente nos muestran nuevas formas de relacionarse desde el compañerismo y la amistad. Niños y jóvenes que por medio del deporte, la música, la ciencia hace que Chascomús sea conocida y apreciada más allá de nuestras fronteras. Jóvenes que se involucran en organizaciones comunitarias buscando mejorar la calidad de vida de todos los chascomunenses. Estudiantes que día a día se superan y se forman para poder servir mejor en nuestra ciudad. Todos nos han ayudado, y lo siguen haciendo, a amar este lugar donde nacimos o donde quisimos vivir. Con esas ayudas recibidas seamos nosotros ahora los constructores de esta nuestra patria. Tenemos que hacer de nuestro pago chico el lugar: ” Donde podamos sentirnos orgullosos de ser Chascomunenses, ” Donde todos podamos soñar y concretar esos sueños, ” Donde podamos reconocernos como vecinos preocupados por el bienestar de cada uno de nosotros, ” Donde las necesidades del que está a mi lado me incite a buscar con él la solución que nos humanice un poco más a todos cada día. ” Una ciudad donde la solidaridad, la justicia, la preocupación por el bien común sean parte de nuestra identidad. Que cada uno de nosotros, desde su lugar y con sus acciones cotidianas, merezca un lugar en ese bronce, reservado a quienes dan sublimes lecciones de patria cada día “.

Consecutivamente, en este homenaje a Pedro Nicolás Escribano los alumnos de la Escuela Primaria Municipal N°1 Juan Galo de Lavalle, representaron “Algunos vestigios del movimiento y la voz en Nuestra Chascomús”. Para cerrar el acto el profesor Eduardo Pertusi interpretó “Milonga de los pagos de Escribano” y la canción “Mi Chascomús”. Finalmente, se despidió a las banderas de ceremonias.