Diputados del FpV repudian convenio firmado por el Estado Nacional con McDonald´s

Diputados del FpV repudian convenio firmado por el Estado Nacional con McDonald´s

82
McDonald´s
McDonald´s

Con la incitativa del Diputado provincial del Frente para la Victoria y Presidente de la Comisión de Capacidades Diferentes José Ignacio “Cote” Rossi, con el acompañamiento de los Diputados Agustín Debandi, Miguel Angel Funes, Gabriel Godoy, Lauro Grande, Cesar Valicenti, Lucía Portos, presentaron un Proyecto de Resolución expresando su más profundo repudio al convenio firmado por el Estado Nacional con McDonald’s, para que esta empresa contrate jóvenes entre 18 y 23 años por $4500 de los cuales $1000 los aporta el Estado. Una práctica siniestra que encubre la flexibilización que busca el gobierno de Macri, cuyo objetivo central es maximizar las ganancias empresarias bajando el costo laboral, aprovechando el estado de necesidad de los argentinos generado por este modelo económico. El gobierno de Macri, en vez de proteger a la parte más débil de la relación laboral, protege a una multinacional, asegurándole un costo laboral de $3500 por empleado.

Fundamentos

El gobierno nacional firmó un convenio con McDonald’s para que la firma de comida rápida incorpore jóvenes pobres y desocupados. Se trata de mujeres y hombres de entre 18 y 23 años pertenecientes a sectores en vulnerabilidad social. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca firmó el convenio con el representante de Arcos Dorados Argentina, Pedro Patricio Nobili, en Casa de Gobierno. En el mismo el Estado Nacional acuerda subsidiar $1000 de los $4500 que cobrara cada empleado.

Es evidente el objetivo de este convenio. Una empresa multinacional pasa a tener empleados con un costo de $3500, algo así como 230 dólares. El gobierno, tras implementar una feroz política de despidos en el sector público, y de dar vía libre a al sector privado donde también se han producido despidos masivos, busca explotar estos argentinos desocupados victimas del modelo económico puesto en marcha en diciembre de 2015, con un salario por debajo del mínimo vital y móvil.

En sintonía con esta política, es que se han retirado los subsidios a los servicios. Es trágico para todos los argentinos la perversa transferencia de recursos económicos ocurrida en favor de grupos económicos, y en este caso de una multinacional.

Así nos habla el ministro de trabajo, ex gerente de Shell: “Queremos reconstruir la cultura del trabajo y la movilidad social ascendente, que es un valor que tenemos”. Esa famosa cultura del trabajo es la que promueven los oligarcas, la del orejero cipayo del patrón. La cultura de la explotación, la del libre mercado, previa al constitucionalismo social. Esa cultura, no puede retornar más. El Estado siempre debe velar e intervenir en favor de los trabajadores, asegurando la rentabilidad empresarial y las fuentes de trabajo, pero nunca por la vía de bajar el costo laboral.