Remisero denuncia amenaza de muerte por trabajar en la estación ferroautomotor

Remisero denuncia amenaza de muerte por trabajar en la estación ferroautomotor

67

elias choferUn vecino de Chascomús de apellido Elías, se manifestó en FM Sonar sobre una denuncia  pública que realizó acerca de una intimidación sufrida en manos de sujetos que no permiten su permanencia en la estación ferroautomotor. Esto es debido a los  viajes que él realiza como remís.
“Hace 8 meses que trabajo en la estación llevando y trayendo pasajeros. Pero estas personas – las identifica como choferes de taxi y de remises – me tratan mal, le dicen a los pasajeros que no se suban conmigo porque soy un ladrón, me atacan con un fierro, insultan,  tratan de sacarme del lugar. Son los remiseros y taxistas que están en la estación.” Se defiende Elías, “ Ya   llamé a policía y me dicen que tratemos de arreglar, pero es imposible porque me atacan”.
Pide esta persona una norma de disciplina para poder trabajar. Asegura que ellos mismos  estacionan donde van los micros, obligando a  los pasajeros que utilicen esos autos. Manifiesta que incluso son particulares que vienen desde  de Lezama.
La acusación continúa contra Silva – el señor que se acercó a la radio a pedir que ciudadanos de Chascomús lo acompañen a Dolores al juicio oral y público de su hijo asesinado- “Este señor  me amenazo con golpearme y matarme, me obligaba a que me fuera del lugar o me rajaba la cabeza. Fui y realicé la denuncia por agresiones, pero media hora después de lo sucedido me había denunciado a mí por agresiones. A raíz de todo esto fuí al municipio, y me prometieron que lo iban a arreglar, que iban primero a habilitar todas las remiserías. Tendrán que pagar un seguro de transporte de personas como todos”, declaró.
Para poder circular asegura tener  el auto en condiciones ( VTV, carnet de conducir, seguro, etc). “Me van a sacar muerto de allí, no me voy a ir”, sentenció antes las amenazas de los demás compañeros. Finalizando sus dichos comenta que suele haber hasta 8 remises, que cada uno trabaja de forma independiente.” A la señora que reparte boletos la llevo, pero se ve intimidada porque ellos mismos exigen que no se suban a mi coche. Se quejan que uno cobra menos pero es un robo lo que ellos cobran”.